miércoles, 1 de octubre de 2008

La perra, tú y el vecino.

El día a día se hace duro. Comienzas la semana de mala ostia porque es lunes y la terminas de peor. Menos mal que mi curro es entretenido, que no divertido, sino moriría de rutina. Luego llegar a casa cenar, mi mujer se marcha a la cama y yo, yo los ojos como platos. Entonces es cuando leo correo, visito páginas, chateo con amigos en la distancia... y en ocasiones escribo aquí. Todo para que me entre sueño, soy ave nocturna y no hay quien me duerma. Me meto a la cama calentita después de unas cuantas horas, la casa en silencio, apago la luz. Es en ese momento, en el que estoy a punto de conciliar el sueño, cuando comienza el concierto en "Do menor a tres voces". La perra, tú y el vecino, dormis como benditos y roncais como búfalos!!! Dios!! Miro el reloj, y ya son las dos, miro el reloj, las dos y cuarto, miro el reloj las dos y media, miro el reloj.. ¡las tres! Y con los ojos como platos. Ella ha dejado de roncar después de varios golpecitos, la perra igual, pero ¿y al vecino? ¿a ese como lo callo? ¿Me lio a puñetazos en la pared? ¿le toco el timbre y cuando abra le escupo en la cara o le canto una jota? pa joder más que nada, y con un "¿A que molesto? pues tu con tus ronquidos no me dejas pegar ojo en toda la noche". No será por ganas. Menos mal que no tengo obligación de madrugar, excepto algunos días, por que sino volvería a mi antiguo vicio, café en vena.

6 comentarios:

Not dijo...

Jajaja. Bueno, al menos fue prolífica la noche.

El truco, como en la mili, es dormirse antes que ellos.

Rachel dijo...

Si claro, pero a que hora es esa? Que yo vengo hiperactiva del trabajo. Que le vamos hacer, viviré con ello.

monicam_g@yahoo.es dijo...

Uyyyyyyyyy... a ver una cosita mona, que yo no ronco solo respiro fuerte. La culpa es de, efectivamente, el vecino y la perra que compiten con mis sonidos y claro algo tengo que hacer al respecto. Pues eso respirar(que no roncar) más fuerte.

Me han dicho un buen remedio te lo cuento?

Rachel dijo...

Sí cuéntamelo al oído.

Niamh dijo...

nena, haz como yo...tapones...ay, que haría yo sin ellos...Besos

Rachel dijo...

jajaja... cierto, creo que mañana me pasaré por la farmacia a por unos.

un besazo